Mostrando entradas con la etiqueta Cultura. Mostrar todas las entradas

“Gracias a Panal mejoramos la calidad del espectáculo”

María Eugenia Figueroa es productora artística y fue la encargada de financiar colectivamente través de Panal de ideas en Abril de este año, la producción de la 5º edición del ciclo cultural “Mujerío” que se realiza hace 4 años en Paraná (Entre Ríos). La ocupación preferida de Figueroa es la música y el año pasado sacó su primer disco “Gesto” junto con Laura Ramat. Su estado actual del espíritu es alegre y según ella su principal defecto es que es terca. Sus músicos preferidos son Silvio Rodríguez, Eduardo Falú y Sebastián Bach. Aquí nos cuenta su experiencia con la plataforma de crowdfunding.


¿Cómo surgió la idea hace cuatro años atrás de hacer Mujerío?
La idea original fue de Analía Bosque, amiga y compañera. Ella me buscó para dar forma a un ciclo que convocara a las artistas mujeres de nuestra ciudad, porque somos muchas y no teníamos un espacio que nos promoviera. Desde el comienzo, el perfil del ciclo fue integrador de las diferentes disciplinas, generaciones, géneros y estilos. El segundo año se sumó la artista plástica Gloria Daneri y junto con Bosque nos transformamos en las organizadoras del ciclo. Queríamos destacar a las mujeres que se valen de sí mismas, a las que con su propia fuerza logran dar cauce a su don particular. El clima más propicio nos pareció la intimidad, un espacio donde el público se encuentre con estas mujeres y su arte.

María Eugenia Figueroa, la productora artística y ejecutiva de "Mujerío".


Desde que empezó el ciclo en el 2009 se sumaron más de 70 artistas. ¿Comenzó siendo una serie de conciertos y se transformó en un espacio de encuentro para artistas?
Mujerío surgió siendo un ciclo de recitales, pero en su esencia fue siempre un ciclo de encuentros culturales multidisciplinarios que tuvo como eje la música en diálogo con otras artes. El escenario siempre fue ocupado por una gran cantidad de mujeres y en la estructura buscamos reflejar la figura solista y el abordaje grupal de la música. En el espectáculo hay también una composición musical que oscila entre lo visual, el movimiento y la palabra donde invitamos a una artista a narrar, pintar, danzar, actuar y recitar. Desde el inicio, más de 70 mujeres han participado y este año las figuras convocadas fueron nueve y el número se agranda. El ciclo busca dar espacio a lo regional y local. Se amplió el abanico invitando gente de Santa Fe y ciudades de otros departamentos de nuestra provincia.

¿Cuál fue la principal diferencia de “Mujerío” financiado colectivamente y los ciclos de los años anteriores?
Creo que hay diferencias fundamentales. En primer lugar, los años anteriores hacíamos lo imposible por llevar adelante el ciclo, con un presupuesto por debajo de lo ideal que nos permitió la continuidad del proyecto. Pero esta vez fue diferente. Gracias a Panal mejoramos la calidad del espectáculo. Eso sucedió porque el financiamiento colectivo nos permitió hacernos conscientes de un presupuesto real y concreto. Al definir esto se delimitó el tipo de acción y surgió así la iniciativa de algunas personas de sumarse al equipo de trabajo. Se generó una red amplia de gente dispuesta a colaborar y hasta conseguimos que la Secretaría de Cultura Municipal se sume a la financiación. Por otra parte, la movida mediática hizo que radios y diarios locales nos difundan.

La programación del ciclo incluye rock, rap fusión, folklore, música coral y música clásica para piano solo, junto a performances de poesía, teatro delirante y acrobacias en tela. ¿Cómo recibió el público toda esta mezcla artística?
El público percibió el espectáculo con respeto y curiosidad. Nosotros diagramamos la programación para generar una tendencia de apertura hacia lo novedoso. Todos los estilos que proponemos nos gustan por igual, la concurrencia de esta edición fue más pareja que nunca y eso es muy grato porque vamos cosechando lo que sembramos luego de años de insistencia. Además fue positivo que la edición de Mujerío en abril, se realizó en el Centro Cultural y de Convenciones “La vieja Usina” que tiene la sala ideal para realizar el ciclo, por su capacidad, equipamiento y personal técnico. La variedad de espectáculos que propone “La Vieja Usina” está en concordancia con nuestro criterio de diversidad.

Analía, Maru y Gloria, las organizadoras del ciclo.


¿Cómo fue la experiencia de financiar colectivamente a través de Panal de ideas?
¡Dudamos mucho de financiarlo! Nos parecía inalcanzable el presupuesto. Lo vivimos con ansiedad, dudas y esfuerzo. Elegimos Panal porque nos pareció acorde a los principios de Mujerío. Presentar el proyecto fue enriquecedor porque tuvimos la posibilidad de redefinir los fundamentos de Mujerío y comprobar con orgullo lo vital que es para nosotras su existencia. Fue complejo idear las recompensas, ya que significó crear moldes y estructuras que no existían. Las recompensas fueron pensadas en función de difundir el trabajo de las mujeres que han formado parte de la programación del ciclo y dinamizar la circulación de sus producciones por fuera de lo convencional. La más vendidas fueron las entradas para el ciclo. Panal resultó un incentivo para redefinir ciertas cuestiones de organización y finalmente nos permitió conseguir el presupuesto para la realización del ciclo.

Una banda musical integrada por mujeres, tocando en el escenario de "Mujerío".



↑ Arriba ↑