“La experiencia fue muy buena”

Nicolás Hochman es el director de la sexta edición de “Casquivana”, una revista que sobre financió colectivamente su impresión en papel a través de Panal de ideas por más de $6400. Hochman es historiador, doctoraDO en Ciencias Sociales (UBA) y es consejero editorial en “La mujerdemivida e integra el Grupo Alejandría. Escribió novelas, guiones, artículos académicos y libros. Su principal defecto es la obsesión por los detalles Su ocupación preferida es leer y jugar con su hijo. Su mayor desgracia sería alcanzar todas sus expectativas. Sus escritores favoritos son Kundera, Márai, Gombrowicz, Soriano, Morábito. Ama la bondiola a la parrilla y quisiera congelar el tiempo. No sabe qué es un escritor. Aquí nos cuenta sobre la revista y el crowdfunding.

Nicolás Hochman, director de revista “Casquivana”


¿Cómo surge revista Casquivana, en qué contexto y porque se llama así?
La revista nació en 2010, un poco como deseo y necesidad de generar un espacio nuevo, en el que pudiéramos volcar algunas ideas, transmitir algunas maneras de entender la literatura y demás. Le pusimos "Casquivana" porque es una palabra muy linda, muy poco usada, fuerte, que hace referencia a una persona que es ligera de cascos, que se toma la vida con relax, sin imposturas. Y algo de eso queremos hacer con la revista: trabajar con universos culturales sin las poses que muchas veces tienen las revistas. Por supuesto, esto es una pose más. Cuando empezamos a armar el número 0 no sabíamos qué bajada darle a la revista. ¿Revista literaria? ¿Revista de cultura? Todo lo que se nos ocurría estaba usadísimo. Entonces Clara recordó que en sus revistas Abelardo Castillo ponía una frase, una idea de algún escritor, algo que estuviera bueno. Hijos de esa tradición, estuvimos buscando un tiempo, hasta que apareció Bajtín. En principio iba a ser por un solo número, pero al final esa idea de lo inconcluso nos terminó dando una identidad y se convirtió en el eje vertebrador. ¿Por qué? Porque creemos que para que haya deseo tiene que haber espacio, vacíos, un poquito de nada cada tanto, incompletud, inconclusión.

¿Quiénes hacen Casquivana y cuál es el espíritu de la revista?
En este momento los que hacemos Casquivana somos Clara Anich (editora), Natalia Kiako y Manuel Crespo (consejeros editoriales), Melina Vergara (diseñadora) y yo. Por el staff pasaron otras personas, amigas todas, que siguen participando de un modo u otro. Y en definitiva hay que incluir a todos los que escribieron notas o participaron con ilustraciones, que son un montón. Con respecto al espíritu de la revista, creo que lo importante para nosotros es hacer una publicación que sea interesante, inteligente, que den ganas de leer y mirar. Y tocar.

¿Cuál es el contenido de Casquivana 6 y porqué conviene comprarla?
Me encantaría dar argumentos de por qué comprarla, pero la revista se agotó el día del lanzamiento. Tal vez hagamos una reimpresión, pero no es algo que nos preocupe mucho: el papel es un fetiche, un objeto de colección. Sí, sin embargo, les puedo dar argumentos más que sostenibles para que ingresen a la web y la lean (o descarguen o reenvíen a amigos, o impriman) de manera libre y gratuita desde www.casquivana.com.ar. Casquivana 6 viene con una nota de tapa acerca de las obsesiones, en las que participan Margarita García Robayo, Conrado Geiger, Guillermo Roz y María Inés Krimer, con ilustraciones de Gabriela Thiery, Alexis Stamboulis, Pablo Martín, José Villamayor, Vanina Klinko y Leticia Paolantonio. En la misma nota hay además un montón de obsesivos que narran de manera muy concreta por qué hacen lo que hacen: Dolores Fernández, Hernán Panessi, Sebastián Chilano, Sol Echevarría, Pablo Giordano, Juan Guinot, Inés Garland, María Nahal, Isaías Chávez, Sol Oliver, Agustina Bazterrica, Ariel Pichersky, María Schwartzer, Sebastián Lidijover, Jimena Rodríguez, Juan Manuel Candal, Natalia Ginzburg, Adrián Gualdoni, Mariana Komiseroff y Gabriela Urrutibehety.
Hay además cuentos de Tomás Downey, Marina Macome, Alejandra Kamiya y Martín Jali (ilustrados por Horacio Petre, Pablo Rivas Mambo, Mariana Belemlinsky y Fernando Sawa). Las columnas (probablemente la parte más casquivana, más divertida) se las pedimos a Franco Torchia (Cupido), Marcelo Luján, Carolina Marcus, Ángel Berlanga, Marcos Crotto, Marina Arias, Fernando Linetzky, Luis Othoniel Rosa, Alejandro Ferreiro, Natalia Zito y Gilda Manso. Hay poesías de Jimena Arnolfi, Alejandro Crotto y Fernanda Nicolini (ilustradas por Pabo Olivero, Belemlinsky y Paolantonio), crónicas de Panessi y Fernando Chulak (con imágenes de Darío Mekler y Luis Castiblanco) y varias reseñas de libros.
La revista es de muy fácil lectura, muy atractiva visualmente y, lo más importante, cuando terminen de leerla van a tener un montón de temas de conversación nuevos.

Evento de presentación oficial de “Casquivana 6” en Café Vinilo, al que fueron más de 70 personas.


¿Existe alguna conexión entre la revista y la filosofía del financiamiento colectivo?
A mí me parece que hay una asociación muy clara, pero no necesaria, y es que existe una complementariedad realmente linda. Hace un tiempo un psicoanalista francés muy grosso me dijo que el psicoanálisis subvertía la lógica del capitalismo, porque uno paga por trabajar. Yo creo que con Casquivana pasa algo muy parecido, porque no solamente no ganamos plata con esto, sino que terminamos invirtiendo una suma que sabemos no se va a recuperar. Ahora, claro: ganamos otras cosas, que son las que nos importan en este caso. Y ahí es donde entra el financiamiento colectivo, por lo menos en esta ocasión, como una manera creativa, moderna y muy sencilla de poder equilibrar esa misma lógica capitalista que dice que sin dinero no hay producto. Acá hay dinero, hay producto, pero el canal es muy diferente al habitual, y eso es estimulante para muchos, como quedó demostrado en la práctica. La experiencia fue muy buena. La gente de Panal estuvo muy atenta a cada paso y demostraron una notable obsesión por cada detalle, algo muy acorde no solamente con la tapa de Casquivana, sino también con lo que estábamos buscando. Nuestros activistas realmente estuvieron muy presentes, y estamos recontra agradecidos a todos ellos, y a los que nos dieron una mano con la difusión, que fue fundamental. El crownfunding nos ayudó mucho a poder solventar esta edición. La gente lo tomó muy bien, se divirtió, conoció una manera nueva de apoyar un proyecto ganando algo a cambio.

¿Por qué eligieron Panal de ideas?
Conocíamos la página por varios proyectos a los que nos habían invitado a participar como activistas. Yo, personalmente, soy un poco paranoico y a priori desconfío de todo lo que no conozco. Pero pasaba el tiempo y Panal seguía estando ahí, sumando proyectos exitosos, y no escuché nunca una queja. Fue fundamental hablar con gente amiga que pudo concretar sus propuestas financiándolas desde Panal, y que nos recomendó explícitamente seguir ese camino. Eso es lo que hicimos, nos fue muy bien, y ahora nos toca a nosotros recomendar Panal de Ideas y decirle a los desconfiados del mundo que prueben, que a nosotros también nos fue muy bien.

¿A partir de qué día y en qué lugar se podrá comprar Casquivana en papel?
La revista ya está agotada en papel, pero la pueden descargar gratis en pdf, o leerla directamente desde la página web: www.casquivana.com.ar




No hay comentarios:

Publicar un comentario

↑ Arriba ↑