“El financiamiento colectivo permite apoyar el arte independiente”

Paula Baró es directora teatral y financió colectivamente a través de Panal de ideas dos obras de su autoría. En la primera costeó el vestuario de “Los lindos” y en su segunda experiencia consiguió financiar la escenografía de “Línea de Cajas”, una historia que transcurre en un supermercado y que se estrenó el domingo pasado en el Abasto Social Club. En esta entrevista nos cuenta sobre las dificultades de ser directora, la importancia de la estética de la obra y nos brinda recetas para hacer exitoso un proyecto de crowdfunding.

En su mano izquierda, lleva una cinta contra la envidia. Paula Baró pide un café y ansiosa mueve las manos cuando habla. Trabaja como dramaturga, directora, programadora, profesora de teatro y productora. El estado de su espíritu es violeta y naranja, está en un gran momento. Además coordina el departamento de teatro del Club Cultural Matienzo y es parte de la agrupación “Escena”. El principal rasgo de su carácter es la tenacidad y su cualidad es la sensibilidad. Dice que le gustaría ser un rayo de luz, una médium entre deseos y realizaciones. Lo que más detesta es la quietud y un don natural que le gustaría tener es la teletransportación. El teatro para ella es un lugar donde se realizan sus deseos. Un actor para ella es alguien que actúa sobre la realidad. Cuando el camarero le trae el café, se enciende el grabador y comienza la entrevista.

Paula Baró sosteniendo el afiche de "Línea de cajas".


¿Cómo se te ocurrió la idea de hacer “Línea de Cajas” y de que trata la historia?
La idea surge cuando Emanuel Medina la estaba escribiendo en su taller de dramaturgia y yo me fui enamorando del texto y cuando lo terminó le dije: “Yo la quiero hacer”. Y bueno, la hicimos. La historia sucede en un supermercado, todo sucede en el territorio de lo real, aunque por momentos hay algunos extrañamientos. Si vos estás durante nueve horas en un supermercado muchos años, todo lo que sucede en tu vida tiene que ver con el espacio y hay lazos afectivos. Hay relaciones de poder. A eso se suman historias de los clientes que van a ese súper y se exponen los vínculos humanos desde la diversificación del consumo. Es una comedia emotiva y una operación política que cuestiona. Los personajes son dos cajeras, un repositor, una chica de informes y tres clientes, cada uno tiene sus propias características. Trabajé mucho en la puesta antes de convocar a los actores, pensé en darle una tridimensionalidad al texto y tuve que pensar un elenco que tenga que ver con lo que cada personaje podía aportar desde lo estético. La construcción fue por etapas, primero me encargué de que se aprendan los textos. Después fui armando una estructura de acciones que contienen la actuación desde la dirección. Pero los actores son muy talentosos y tienen libertad sobre sus propios personajes.

¿Qué rol ocupa la escenografía dentro de la obra? ¿Por qué es importante?
Sin la escenografía no hubiese hecho la obra. Es un factor central. La escenografía es un actor más. Fue realizada y diseñada por Julieta Potenze, junto a un equipo de realizadores que participaron del armado. Nosotros elegimos el “Abasto Social Club” porque hay una decisión política al ensayar en una sala independiente que es un galpón. La elegimos por aspectos estéticos y geográficos. Cuando trabajamos con Julieta Potenze queríamos elaborar al algo lúdico y realista desde la escenografía. Es un juego de supermercado. Pero es realismo porque la máquina registradora expende tickets y las góndolas y los productos son reales, pero en lo estético está todo reducido a menor escala, como si fuera la “República de los niños”. Nos parecía divertido recrear cuando uno entra a una farmacia donde todo está equilibrado, la luz es perfecta, uno está relajado y compra cosas que no necesita. El ambiente está predispuesto por la lógica de consumo. La idea es que el espectador quede consumido, pegado a la obra.

Una escena de la obra "Línea de Cajas".


¿Adherís con el existencialismo del texto de Emmanuel Medina? ¿Trabajaron en conjunto para la elaboración del texto? ¿Cuál fue la importancia de la musicalización de Martín Simonovich?
Adhiero al existencialismo grisáceo de Emmanuel Medina, el tiene la palabra en dramaturgia y yo la tengo en dirección. Somos un equipo y venimos trabajando hace dos años. Medina estuvo presente en todos los ensayos y se encargo de contener a los actores en la parte de comprensión de texto. Son escenas cinematográficas de tres minutos, como un zapping. Yo soy fanática de la puesta en escena. Me gusta la idea de tener ganas de mirar una obra. La música que compuso Martín Simonovich es un colchón, esa música que se escucha de fondo en los locales. Hay efectos de sonido que son claves para la obra. El desafío era crear una música que no joda la acción, por eso logramos una sintonía tranquila.

Sos la única artista que tuvo dos proyectos exitosos en Panal de ideas. ¿Hay alguna receta para lograrlo?
Me gusta trabajar con Panal de ideas. El financiamiento colectivo permite apoyar el arte independiente. Mi experiencia fue siempre intensa y llevó mucho trabajo, pero fue un camino que funcionó. En mi caso creo que se movió porque tengo creencia y participo de proyectos independientes. Yo trabajo en Centro Cultural Matienzo y de una agrupación que se llama “Escena”. En mi universo todos colaboramos con el proyecto del otro como forma de vida. Es una decisión, una forma de hacer las cosas. Alrededor mío tengo una red de gente que ayuda a difundir. El éxito de mis proyectos tiene que ver con las redes sociales y con la ayuda de mi asistente de proyectos artísticos Belén Charpentier. Juntas, eramos dos psicóticas compulsivas compartiendo, vigilando, controlando, viendo quién aportó, cómo seguir un aporte. En la primera obra que subí a la página financié el vestuario de “Los lindos” y los aportes se sucedían de una manera muy natural porque era la primera vez que lo hacíamos, creo que fue la época del año y el presupuesto que pedíamos no era alto. Para financiar “Línea de cajas” tuvimos que trabajar mucho para lograrlo, pero contamos con el apoyo de muchos activistas del proyecto anterior. Incluso conseguimos a través del voluntariado una ayudante de producción. Cada proyecto que hice en Panal, aprendí de la experiencia y fui sacando mis conclusiones. Hay que entender que no es plata gratis y la difusión es fundamental. Las recompensas deben genera el menor costo. Lo importante es establecer un monto lógico a recaudar y trabajar diariamente en difundir el proyecto.

Afiche oficial de la obra de Paula Baró.



"Línea de Cajas", de Emmanuel Medina con dirección de Paula Baró. Se presenta todos los domingos a las 20:30 hs. en Abasto Social Club (Yatay 666). Las entradas pueden comprarse a través de Alternativa Tetral o llamando a la boletería del teatro al 48617714.

Elenco: Armenia Martínez ("El Elegido", "Resistiré", "Lúcido" de Spregelburd, "Piel de chancho", "Medea", entre otras), Nacho Ciatti ("Alemania", Ganador del premio TRINIDAD GUEVARA 2011 como revelación masculina), Leandro Ibarra, María Camila Donato, Lucía Maciel, Antonella Querzoli y Carmen Roig.





No hay comentarios:

Publicar un comentario

↑ Arriba ↑